¿Conocemos realmente qué es la dislexia y como afecta a los que la padecen?

La dislexia se conoce como un trastorno del aprendizaje de la lectroescritura, tiene carácter persistente y específico, ya que debemos tener en cuenta que no existen dos disléxicos idénticos y por tanto cada caso es único y no tiene por qué presentar la totalidad de los síntomas, se presenta en niños que no tienen un problema físico, psíquico, ni sociocultural y aunque no se sabe cuál es su origen concreto parece derivar de una alteración en el neurodesarrollo.

El CIE-10 determina que los disléxicos manifiestan dificultades de manera específica para analizar y clasificar los sonidos, denominar letras, hacer rimas simples o cosas que a algunos les pueden parecer tan sencillas como recitar el alfabeto. Y en cuanto a la lectura, esta se caracteriza por omisiones, sustituciones, distorsiones, inversiones o adicciones, lentitud, vacilaciones, problemas de seguimiento visual y déficit en la comprensión, entre otros.

Algunos autores definen este trastorno como una dificultad en la descodificación o lectura de palabras, eso significa que quedarían alterados  los procesos cognitivos intermedios entre la recepción de la información y la elaboración del significado.

Para un niño es muy difícil llegar al significado de las cosas a través de la lectura, ya que todo el aprendizaje que realiza lo hace a través del código escrito, esto hace que no pueda asimilar los contenidos de ciertas materias, pongan excesivo esfuerzo en las tareas de lectoescritura y por ello sientan mayor fatiga, pierden la concentración, tienden a distraerse más rápidamente y esto hace que no quieran realizar algunas tareas.

Tendemos a generalizar que la dislexia es simplemente un problema en la lectura y la escritura, pero este trastorno conlleva muchas más dificultades como problemas en la comprensión, memoria a corto plazo, acceso al léxico, confusión entre izquierda y derecha, dificultad en nociones del espacio y el tiempo, etc.

Debido a las dificultades que entraña el estudio de un órgano tan complejo como es el cerebro, no se conocen las causas que originan la dislexia pero sí se conocen algunas de las causas que podrían dar lugar a dicho trastorno como son las causas neurológicas (pequeña disfunción cerebral, los disléxicos muestran menor actividad en algunas funciones cerebrales), causas emotivas (algún tipo de trastorno emocional, tensiones, etc.), causas asociativas (dificultades para asociar palabras con sonidos y el significado del mismo) o causas metodológicas (aplicación incorrecta del método de enseñanza en la lectura-escritura).

Existen tres tipos de dislexia según los síntomas predominantes de cada persona, estos son dislexia fonológica en la cual pueden leer palabras conocidas pero no son capaces de hacerlo con palabras desconocidas o pseudopalabras, muestran errores en la lexicalización o errores visuales y errores morfológicos o derivativos. Por otro lado, dislexia superficial, este tipo de dislexia es el más habitual en niños y se trata de la dificultad para leer palabras que no corresponden la lectura y la pronunciación de las mismas (problema que se agrava para los angloparlantes). Y, por último, dislexia profunda o mixta, ésta se da en casos de dislexia evolutiva donde se encuentran dañados los procesos de lectura  tanto fonológico como visual.

Debemos estar seguros que estamos ante un posible caso de dislexia y descartar otro tipo de anomalías para poder tratar este tipo de trastorno,  ya que puede ser tratada, y los resultados que se obtienen suelen ser muy positivos. Sobre todo si se trata de niños hasta los nueve años, su recuperación es total o casi total, pero si es después de los 10 años es un poco más costoso el aprendizaje de algunos parámetros y eso hace que se alarguen más las terapias.

Es muy importante que la dislexia se trate de manera personalizada y adaptándolo a la edad de cada paciente y según los síntomas que presente cada uno, ajustándonos siempre al ritmo que necesiten para poder superarla.

No debemos olvidarnos que se trata de un problema el cual hace que deban esforzarse mucho más para poder superarlo y por ello se debe crear interés, motivar y realizar tareas en las terapias que resulten atractivas.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *